Education Center

EL CUIDADO DE LA SALUD DE LAS MASCOTAS

CÓMO MANTENER SALUDABLE A SU MASCOTA

  • Las visitas al veterinario
  • Cómo detectar los síntomas de una afección
  • Los riesgos presentados en distintas temporadas

La atención veterinaria preventiva permitirá a su mascota vivir mejor y por mucho más tiempo. Los costos de la prevención son esencialmente menores que los del tratamiento; por ello, asegúrese de llevar a su mascota al veterinario al menos una vez al año para sus vacunas y un examen físico completo.

Es una buena idea crear una relación continua con un veterinario tan pronto como adopte a su nueva mascota. Considere elegir a un veterinario cerca de su casa y pregúntele el horario de atención para emergencias. También debe tener disponibles los números de clínicas veterinarias de emergencia, abiertas las 24 horas y los días feriados, en su área.

¿Qué vacunas necesita mi mascota? La mascota adoptada del refugio puede haber sido desparasitada y vacunada. Haga preguntas sobre los tipos de atención veterinaria que su mascota pueda haber recibido en el refugio. A pesar de las vacunas recibidas, en los próximos meses y años, cada animal necesitará regularmente vacunas extras y exámenes físicos.

¿Por qué los cachorros y gatitos necesitan vacunas? Los anticuerpos que reciben de la leche materna solo los protege de algunas enfermedades y por unas 6-16 semanas. La mayoría de los cachorros y gatitos necesitan una atención adicional durante el primer año y ser desparasitados.

A continuación, se detallan algunos servicios veterinarios que puede esperar. Los costos varían dependiendo de la clínica, el área y el tamaño de la mascota. Las modalidades para la frecuencia de los tratamientos también varían de acuerdo con cada clínica. No se mencionan las enfermedades o lesiones inesperadas. Es una buena idea encontrar una clínica que le guste y a la cual vaya siempre. Tal como su médico lo conoce a usted, su veterinario necesita conocer a su mascota.

Los servicios veterinarios de un perro o gato:

  • Vacuna contra la rabia y licencia (animales de 4 meses y más).
  • La esterilización del animal (exigida por la ley para todos los animales adoptados de un refugio o sociedad
    protectora).
  • Desparasitación (si es necesario).
  • Una visita al veterinario para un examen físico.
  • Inoculaciones o pruebas de las siguientes enfermedades (6-8 meses y más, según lo recomiende su veterinario). Esta lista explica las enfermedades para las cuales se recomiendan las vacunas. Están divididas en gatos y perros.

Para su gatito: Prueba y vacuna contra el moquillo felino (virus panleukopenia), la clamidia felina, la virosis respiratoria felina (virus calici), la rinotraqueítis viral felina y la leucemia felina. Estas vacunas están disponibles en diversas combinaciones y hay una que incluye a todas, FVRCP-CL. Su veterinario puede usar ésta u otra combinación.

La clamidia felina, la virosis respiratoria felina (virus calici) y la rinotraqueítis viral felina son las tres enfermedades de las vías respiratorias superiores más comunes en los gatos. Los síntomas son similares a los de un resfriado o una gripe, que suelen causar estornudos, tos, goteo de la nariz y los ojos, fatiga y falta de energía general, pero estas enfermedades son mucho más graves.

El moquillo felino (virus panleukopenia) no es el mismo tipo que el moquillo canino y no puede ser transmitido entre
perros y gatos. Esta enfermedad causa diarrea, vómitos, depresión y pérdida del apetito. El moquillo felino es una enfermedad muy común, muy contagiosa y casi siempre es FATAL. El virus puede vivir mucho tiempo en muchos entornos y hay una gran probabilidad de que su gatito pueda estar expuesto, en algún momento, a esta enfermedad peligrosa.

Tanto la leucemia felina (FeLV) como el Virus de inmunodeficiencia felino (FIV) debilitan el sistema inmunológico de un gatito. Aunque ambas enfermedades pueden ser detectadas con una prueba, ninguna puede ser curada. Se puede proteger a su gatito contra la FeLV con una vacuna, pero la única defensa contra el FIV es que usted sea
responsable de su mascota, ya que no existe una vacuna todavía.

Para su cachorro: Las vacunas contra el moquillo canino, la hepatitis, la leptospirosis, el parvovirus, el coronavirus, a menudo administradas como una “combinación” (DHLP/P-C), la vacuna contra la bordatella (tos de la perrera) que se parece a un spray nasal y la prueba y las pastillas preventivas contra el gusano del corazón o heartworm, compradas a su veterinario.

El moquillo, la parainfluenza canina y la bordatella son enfermedades respiratorias caninas. Los síntomas de un moquillo usualmente son similares a los de un resfriado: tos, estornudos, goteo de la nariz y los ojos y falta de energía. La parainfluenza se transmite en el aire y es muy contagiosa. Los síntomas incluyen: tos seca áspera, pérdida del apetito, goteo de la nariz y los ojos y depresión. El moquillo y la parainfluenza a menudo son fatales o, si el perro sobrevive, pueden afectar significativamente su organismo. Aunque la bortadella no es fatal, no se cura. Se trata a menudo con antibióticos para prevenir infecciones secundarias.

La hepatitis viral afecta el hígado. Los síntomas varían de una fiebre leve y goteo de los ojos, a un estado de depresión o dolor abdominal. La leptospirosis afecta los riñones. En general, no hay indicios tempranos de la enfermedad, la cual no es detectada con frecuencia hasta que se produce una infección renal grave. En este momento, los síntomas pueden incluir debilidad, vómitos, fiebre alta, pérdida del apetito y una reducción importante del peso. Ambas enfermedades son difíciles de detectar y pueden causar un gran daño, incluida la muerte.

El parvovirus y el coronavirus son virus intestinales. Los síntomas de ambas enfermedades pueden incluir vómitos, diarrea, pérdida del apetito, letargo y deshidratación. El parvovirus es el virus letal más común de los perros. Se contagia mediante fluidos contaminados del cuerpo y puede vivir en una superficie por mucho tiempo y es difícil de eliminar.

En nuestro clima, es necesario que proteja a su mascota contra el heartworm todo el año. Sólo se debe dar un tratamiento preventivo si las pruebas del perro son negativas, de acuerdo con las instrucciones de su veterinario. El tratamiento de esta enfermedad, aunque es exitoso, es mucho más estresante y costoso que su prevención.

En general, tenga mucho cuidado al usar remedios caseros para su mascota. Antes de utilizar “remedios para humanos”, consulte a su veterinario; los resultados podrían ser fatales. Además, no dé un medicamento de una mascota a otra, sin consultar con su veterinario. Una mascota con los mismos síntomas, o síntomas similares, puede tener una enfermedad completamente distinta. Tenga cuidado cuando lea las etiquetas de medicamentos, champúes, sprays, etc., porque hay productos en el mercado que son seguros para perros, pero no para gatos.

Si no se toma la salud de su mascota demasiado en serio, puede poner en peligro la salud de su familia. Hay enfermedades y parásitos que pueden ser transmitidos de perros a personas; por ello mantener saludable a su perro es lo mejor para todos los miembros de su hogar. Muchas de estas enfermedades de las mascotas no tienen cura; la única defensa con la que cuenta su mascota es que usted sea un compañer responsable.

Los riesgos presentados en distintas temporadas

Las vacunas y visitas al veterinario sólo son parte de la protección que su mascota necesita. La forma en que usted elige responsablemente las actividades de su mascota constituye una gran parte de su atención preventiva. Todos los animales necesitan protección del calor, la humedad y el frío, así como las personas. Su mascota necesita atenciones especiales durante las distintas temporadas.

VERANO

Aunque usted puede querer divertirse en el sol durante el verano, su mascota necesita agua y sombra; de lo contrario, podría sufrir un golpe de calor, enfermarse y morir en corto tiempo. Si deja a su mascota en su auto un día caluroso, o en el jardín sin sombra o sin agua, usted está poniendo en peligro la vida de su mascota.

Las altas temperaturas y la humedad son una combinación particularmente mortal para los perros porque, a diferencia de las personas, no sudan para enfriarse. En cambio, los pulmones inhalan y exhalan aire para eliminar el calor y la humedad excesivos del cuerpo, lo que permite una temperatura normal de 101-102º F (38º C). Si la temperatura y la humedad son muy altas, este proceso de enfriamiento no puede funcionar bien y el perro cae abatido por un golpe de calor. Éste es una situación de emergencia, porque lo puede matar.

Preste atención a los síntomas: jadeos profundos, pulso rápido, dificultades para tragar, mirada perdida o borrosa, salivación, vómitos o desmayos. Llame inmediatamente a su veterinario y haga primeros auxilios para bajar la temperatura del cuerpo de su perro, sumergiéndolo en agua a temperatura ambiente (no fría). Hágale chupar cubitos de hielo en vez de repente.

Las mascotas que están dentro/fuera de la casa. Una mascota que vive dentro de la casa se ocupa bastante bien de mantenerse fresca, pero un poco de sentido común de su parte puede ayudar. Asegúrese de que los cuencos siempre tengan agua limpia y fresca y que sean accesibles. Si encierra a su mascota en un lugar dado durante el día, asegúrese de que esté bien ventilado y que el animal se pueda estirar (piso de linóleo, hormigón resguardado a la sombra, etc.), así como de que su perro no se acerque demasiado a las paletas del ventilador eléctrico.

Cuando las mascotas están fuera de la casa, una caseta las protege contra las inclemencias del tiempo y los mosquitos que las pueden picar. Asegúrese de que cualquier caseta o refugio para su mascota estén bien ventilados para impedir que el aire adentro se caliente demasiado rápido. La sombra de los árboles, arbustos altos o porches brindan una protección contra el sol y un suministro ilimitado de aire fresco. Recuerde que el sol se mueve durante el día, al igual que la sombra. Para reemplazar la humedad perdida durante la refrigeración, su perro siempre debe tener agua fresca disponible. Vuelva a llenar los cuencos volcados y cambie el agua recalentada, pero nunca dé a su perro agua helada, porque podría alterar su organismo y causar trastornos graves. Si no se va a quedar en la casa, dejar a su perro adentro es la mejor protección.

Ejercicios. Los perros están preparados naturalmente para corretear, NO para correr ni trotar por un periodo ininterrumpido. Durante ese ejercicio, la temperatura del cuerpo aumenta más rápido que lo que el calor excesivo tarda en ser eliminado. Agregue un día de calor a la fórmula y tendrá como resultado un golpe de calor. En el verano, cualquier tipo de ejercicios (¡para ambos!) debe ser recortado y limitado a las primeras horas de la mañana, o las últimas horas de la tarde más frescas. También recuerde que las patas de un perro son muy sensibles y que el hormigón caliente quema sus almohadillas.

También debe supervisar cuidadosamente los “deportes acuáticos” para animales. Un perro que nada sin que su compañero le preste atención pronto entra en estado de pánico cuando se desorienta o no puede salir; entonces se cansa y se ahoga. Un perro no puede salir de una alberca sin ayuda. El acceso a las albercas y muelles debe estar restringido tanto a los niños como a las mascotas.

A muchas mascotas les encanta nadar, pero el calor y la luz solar en torno de los cursos de agua son tan intensos que usted debe, nuevamente, estar particularmente alerta a los indicios de un golpe de calor y otros posibles problemas. Los productos químicos en una alberca irritan los ojos de una mascota, y la playa ofrece a su mascota una oportunidad exclusiva para pasarla muy mal: un calor intenso, sol abrasante, agua salada que irrita los ojos, arena caliente y falta de sombra natural y agua fresca.

Auto caliente. Aún diez minutos podrían ser mucho tiempo para una mascota dejada en un auto un día caluroso. En solo unos minutos, la temperatura dentro del auto podría alcanzar 160º F (71º C), es decir, ser suficientemente alta para que su perro sufra un daño cerebral o hasta la muerte. La parada rápida que planea hacer en la tienda se podría prolongar fácilmente 15 minutos o más antes de que se dé cuenta, y su error podría causar la muerte de su mascota. Dejar las ventanas abiertas no enfriará el auto lo suficiente para proteger a su mascota y podría invitar a los ladrones. Nuevamente, el lugar más seguro para su mascota es su casa.

En muchas áreas, llevar a una mascota en la parte trasera de una camioneta sin techo es contra la ley. Un perro no se puede apoyar bien por sí solo en el caso de una frenada repentina. Los residuos que vuelan podrían lastimar los ojos, la nariz y los oídos de su perro, o éste podría sufrir una quemadura de sol o un golpe de calor, o quemarse con las superficies calientes de la camioneta. Aunque esté atado, un perro se podría lastimar si saltara o cayera fuera de una camioneta.

INVIERNO

Aunque el invierno sea relativamente moderado, los perros necesitan ser protegidos contra la humedad y el frío, ya sea
dentro de su caseta o de la casa de usted. La mayoría de los perros pequeños y de pelo corto están mejor protegidos dentro de la casa cuando hace frío. Un perro que vive afuera, necesita un pelaje que lo proteja contra el invierno, y su caseta debe estar seca y en un terreno elevado, con una camita limpia y un alero por encima de la puerta para evitar las corrientes de aire. Considere agregar una puerta para perros en el garaje y una camita blanda en el rincón más calentito.

Dieta. Inspeccione los cuencos de agua cuando la temperatura cae por debajo del punto de congelación, y rompa
el hielo y llénelo con agua si es necesario. Un perro que vive afuera puede necesitar más calorías en el invierno para
producir calor corporal; por otra parte, un perro que vive adentro puede hacer menos ejercicios en los meses más fríos y necesitar menos calorías. Consulte a su veterinario sobre la necesidad de aumentar o disminuir la cantidad de comida de su perro.

Productos químicos. Los productos anticongelantes huelen y saben bien para los perros pero son un arma mortal. Observe si hay gotas de drenaje del radiador en la entrada de autos de la casa y lávelas inmediatamente con agua. Los productos químicos usados para descongelar el hielo y la nieve en las entradas de autos pueden irritar las patas de su perro (y quemar su boca si las chupa); por ello, debe limpiar las patas con un trapo húmedo después de sacar a pasear a su mascota. Las mascotas que están en la nieve pueden necesitar que usted se las quite de entre los dedos.

DÍAS FERIADOS

Las actividades especiales en los días feriados ofrecen oportunidades peligrosas para los perros.

Alimentos. El darle demasiados gustos a su mascota durante los días feriados es una tradición humana que puede causar un grave problema para los perros. El alcohol o el chocolate pueden ser tóxicos para su perro. Manténgalo alejado de las canastas de Pascuas, las medias de Navidad y las bolsas del día de la víspera de Todos los santos (Halloween). Cuando la familia se reúna para sus festines, ¡siga estrictamente su regla de no alimentar a su mascota con la comida de los humanos! Si debe darle algo especial a su perro, hay muchas golosinas para mascotas que son sabrosas y saludables.

Festividades. Para garantizar la seguridad de su mascota y su propia tranquilidad en días tales como el Cuatro de julio, le recomendamos que deje a su mascota dentro de la casa, o protegida en su sótano o garaje, con las ventanas y cortinas cerradas, y el aire acondicionado o ventilador en un nivel normal. Estas precauciones reducirán y amortiguarán los aterradores ruidos fuera de la casa. También puede hacer lo mismo cuando haga una fiesta, ya que las puertas se abren con frecuencia. Cualquier mascota que se asusta fácilmente con el ruido del caño de escape de un vehículo, o truenos o relámpagos, NO debe quedarse sola en la casa cuando hay fuegos artificiales.

Decoraciones. El papel crepé, las guirnaldas doradas o plateadas navideñas, las cintas, los ganchos decorativos, los
adornos frágiles de vidrio, las luces navideñas, los disfraces de Halloween y todos los otros ornamentos que agregamos a nuestras casas durante las fiestas son tentadores y peligrosos para los perros. Las velas son fascinantes y basta simplemente que el perro mueva la cola o las huela para que se produzca un desastre. Muchas plantas tradicionales usadas en las fiestas son tóxicas. Pida a su veterinario una lista de plantas venenosas en una casa. Decore pensando cuidadosamente dónde coloca los adornos y cómo evitar que su mascota pueda alcanzarlos.

Como se puede dar cuenta, una mascota necesita atención, tiempo y un compromiso financiero. Asegúrese de estar
comprometido con la buena salud de su mascota antes de adoptarla. Aceptar una nueva mascota significa comprometerse con su atención de por vida, ¡a pesar de todo! ¿Está listo para esto? Le deseamos buena suerte y le recordamos que su mascota depende de usted para todas sus necesidades.